COTRARIEDADES

José Joaquim Cesário Verde nació en Lisboa el 25 de Febrero de 1855.
Como otros importantes poetas portugueses, Cesário Verde ha vivido bajo la sombra que proyecta la figura enorme de Fernando Pessoa, pero es considerado por el mismo Pessoa el padre involuntario del sensacionismo, corriente a la que declara se adhierenn sus tres heterónimos más conocidos.
Fue Cesário Verde quien introdujo de manera exitosala temática urbana en la poesía portuguesa, aunque es a la vez un poeta que cantó al ámbito rural.
Cesário Verde muere el 19 de julio de 1886 de tuberculosis, O Livro de Cesário Verde fue publicado de manera póstuma por Antonio José Silva Pinto, amigo y albacea literario.

CONTRARIEDADES
por Cesário Verde
Traducción de Mijail Lamas

Hoy me siento cruel, frenético exigente;
no puedo tolerar, los libros más bizarros.
¡Increíble! Ya fume tres cajas de cigarros
consecutivamente.

Me duele la cabeza. Aguanto asfixias mudas.
¡Tanta depravación en usos y costumbres!
Amo, insensatamente, los ácidos, los filos,
los ángulos agudos.

Me siento al escritorio. Enfrente de mí vive
una infeliz sin pecho, dos pulmones enfermos;
sufre, le falta el aire, murieron sus parientes,
y plancha ropa ajena.

¡Pobre esqueleto blanco entre nevadas ropas!
¡Tan pálida! El doctor, cómo le ha preocupado.
Trabaja duro y siempre le debe a la botica,
no alcanza a mal comer…

Me vuelvo más perverso, me crezco en el castigo;
ahora yo me siento, lleno de helada saña,
la culpa es de un periódico, me rechazó hace días,
un folletín de versos.

¡Que mal humor! Rompí una muerta epopeya
al fondo del cajón ¿Qué produjo el estudio?
Tan solo una reseña, de las que elogian todo,
ya me serró las puertas.

La crítica siguiendo el método de Taine
la desdeña. Junté en una inmensa hoguera
muchísimos papeles inéditos. La prensa
vale un desdén solemne.

Con raras excepciones, me inspira un epigrama.
Dieron las doce en paz, baja por la avenida
un Sol y un Do. Llovizna. Y ya toda la gente
se celebra en el lodo.

Nunca le dediqué versos a la fortuna
y sí, por cortesía, a colegas y a artistas,
¡Soy un independiente! por eso a mi los críticos
me niegan sus columnas.

Piensan que el suscriptor habrá de abandonarlos,
si acaso tales obras y autores publicaran.
¿Arte? No les conviene, visto que sus lectores
deliran por Zaccone.

Un narrador cualquiera, disfruta honrosa fama,
obtiene su dinero, su club de seguidores,
y a mi no hay cosa más que me moleste tanto
que el escribir en prosa.

La adulación repugna los finos sentimientos;
yo raramente hablo a nuestros escritores
y original me apuro a lanzarles exactos
estos alejandrinos.

¿Y la tísica? En casa y con la plancha dando,
ignora que la asfixia, la combustión de brasas,
no huye del tendedero que humedece los techos.
Se reduce al desprecio.

¡Vive con pan y té! Antes de ir a la tumba.
Se esfuma y todavía, en la tarde ya débil,
la oigo canturrear una canción muy triste
de una opereta nueva.

Perfectamente. Voy a acabar sin agruras.
Quién sabe si después, rico y en otros climas,
conseguiré releer estas rimas ya viejas
impresas en un libro.

En las letras conozco un campo de maniobras.
Se usa el reclamo, intriga, anuncio y mucha broma,
y esta poesía pide un editor que pague
todas las obras mías.

Ya me pasó el coraje ¿Y entonces la vecina?
¿La pobre planchadora se acostará sin cena?
Veo la luz en su cuarto. Ella Trabaja. Es fea.
¡Qué mundo! Miserable

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s