VOLTAR

Mis vacaciones en Culiacán fueron más que nada un desbocado tour culinario y eso no es decir poco.

Dos cosas nos dejaron los chinos en Sinaloa: La comida china y el cultivo de la amapola.

Es de la primera de la que me interesa hablar ya que llegando llegando, mi amá propuso que fuéramos al Tai Pak, a donde acostumbra ir todo los domingos, así que tuve suerte de llegar ese día. El arroz frito es tal vez su mejor platillo, acercándose está el choy min, los demás guisos son ricos pero terrenales. Poco tiene de china esta comida, es más bien chinaloense.

En Culiacán cuando alguien dice que los tacos de carne asada que están en la esquina de su casa son los mejores del mundo no miente, no hay margen de error. Tomando en cuenta esta afirmación digo que cene casi todas las noches en los mejores tacos de carne asada del mundo, claro, los de la esquina de Sierra Madre Occidental y Cierro Prieto, esos son los tacos del VIK y su especialidad son los vampiros, la tripa y su salsa es poderosa.

Frente al antiguo seminario de la ciudad de Culiacán se encuentran los famosos Tacos de Verdura, así conoce mi familia a esta cenaduría. Los tacos son dorados, de tortilla raspada, con papa y muy poca carne, eso sí, abundante verdura(lechuga, pepino, cebolla curtida, queso fresco, aguacate y crema al gusto). Acompañado de un excelente caldo para ahogarlos. Uno puede comerse diez tacos y apenas sentirse satisfecho. El secreto es el caldo y la tortilla raspada. Por cierto hay que llegar temprano o estar preparado para hacer una larga fila.

Los tacos (de buche, trompa, panza y maciza) del Viejón son una joya del mercado Garmendia, el buche nada en rica manteca de cerdo, no como hacen los salvajes taqueros del df que le ponen aceite de cártamo. Estos si son verdaderos tacos Gourmet.

Los mariscos no podían faltar, aunque esta vez me quede con ganas de comer patas de mula, el aguachile no faltó, así como los camarones rellenos. En esta ocasión fuimos a unos maricos que están por la salida a Sanalona, muy barato, todos los platillos elaborados con camarón estaban a cincuenta pesos, el nombre del restaurante, más bien palapa, no lo recuerdo.

En estas vacaciones no fui al famoso Panamá, pero fui al Quinmart. Restaurante en el que de joven trabajé como mesero. Como comensal me sorprendió ver que han crecido. Sus desayunos son exelentes y muy variados, harían sonrojarse a los Bisquet Obregón. Su único punto en contra es que siguen vendiendo Café el Marino. Si visitan Culiacán y van al Quinmart les recomiendo los tamales de requesón, las gorditas, una delicia. Por supuesto las donas de chocolate y los pasteles son otra faceta interesante de este establecimiento.

Si como dicen que en el norte sólo se come carne asada, en la Taquería Miriam sirven las mejores órdenes, su servicio a domicilio es muy eficiente. Sus aguas de sabor son exclusivas, no olviden pedirlas. Ellos están muy cerca del panteón civil, por la Aldama.

No podía faltar la comida casera: los tamales de puerco que hacen en casa de mi abuela, los frijoles puercos de mi amá, la barbacoa de res de mi suegra, los tacos de camarón con tortilla raspada con el caldo especial de doña licha, mucho repollo y cebolla curtida, simplemente orgásmico.

Hablando de comida cacera, la mamá de mi amigo Geney hace unas excelentes gorditas, esperemos que él pueda emular la receta.

Para no andar tan nostálgico acá en el df, me he traído buenas provisiones, un poco de marlín, unos camaroncitos, otro tanto de machaca, tamales, chorizo de lomo, el mejor de Mocorito.

Nomás para ir pasándola.

Anuncios

2 comentarios en “VOLTAR

  1. El homenaje al Viejón es un momento sublime de justicia social.No hay pedorra culichi con apariencia de tener dinero que no diga ¡asco! ¿en el Garmendia? Pero ya quisiera cualquier sushi mierda del rancho, que tanto les gustan, tener las viandas del Viejón. Que Dios le dé larga vida a ese ícono de la gastronomía culichi; lo mejor del pueblo apenas atrás de sus viejas. Un saludo a ti y Lucía, que disfruten el DF, pero que nunca se los trague para siempre. Gerardo Osornio

  2. Atinadas y justicieras son tus palabras, aunque no hay que renegar de esos tacos de arroz en los que se han convertido los suchis culichis, que algún encanto tienen. Eso sí, son mortales, mucho más creo, que esa ambrosía que sirve en rica tortilla el viejón.Un saludo para ti y tu mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s