SIGLO de Hugo Alfredo Hinojosa


En este libro el mundo se fragmenta en componentes violentos, ásperos y netamente humanos. Hugo Alfredo Hinojosa concibe el teatro como un foro para explorar las andanzas del espíritu perdido en una persistente tiniebla política y social que deja a sus personajes desamparados y a merced de la naturaleza. Encontramos a un dramaturgo de México que mira hacia ciudades lejanas: va a las afueras para recobrar lo de adentro. Como en Desiertos (2007), las piezas de este volumen son difíciles, fragmentadas, hechas de sangre y sudor. En las admirables obras de este dramaturgo el mundo reclama las almas de las figuras que caminan por los desiertos buscando agua y perdón de un Dios frío; las voces de los peregrinos simplemente caen en la arena, en las piedras, en océanos vacíos sin respuesta. Se ve aquí el influjo de Koltés y Müller —dos figuras que escribían más allá de su tiempo y en contra de su tiempo—, y también, quizás, del ámbito experimental literario de Thomas Bernhard, Julio Cortázar y Roberto Bolaño.
Este Siglo de siglos se ve fracturado contra un panorama lento y vacío como el de una película de Terrence Malick. Las Iluminaciones de Hinojosa son audaces, feroces pero curiosamente tiernas. La frialdad en sus ambientes teatrales convive con acciones y emociones de gran ternura, piedad y compasión. El autor quiere que su público se adentre en las almas de sus personajes, que no se aleje de ellos como nos alejamos a diario en nuestras calles y ciudades unos de los otros: la compasión total de un mundo perdido. Es decir, Hinojosa tiene la virtud de ser optimista dentro de su teatro pesimista. Es el optimismo de la creatividad: la necesidad de soñar, de poner en el espacio teatral figuras que tal vez nos repelan con su brutalidad o su ignorancia; se ve aquí la fiebre del sueño mismo que no deja olvidar el terror, la ansiedad y la posibilidad de la inocencia en el mundo. La crueldad del teatro de Hinojosa tiene también algo de la alucinación de Sarah Kane.
El ser que triunfa a pesar de ser violado y maltratado muestra sus cicatrices en el teatro lúcido de este joven autor. Su lenguaje corre atropellado de palabras cotidianas y elevadas que caen como gotas de agua contra el piso del teatro una tras otra en una tormenta de contradicciones. Un oasis encuentra una flor; una navaja encuentra una diversión; un suicidio encuentra una iluminación; un destello de luz martirizante encuentra un televisor que come a sus televidentes con sus rayos pasivos y violentos, y encuentra a un chiquillo que sólo quiere jugar con las ruinas de su tierra que ha sido bombardeada por la corrupción siglo tras siglo después de la conquista.
CARIDAD SVICH

editado por ediciones EL MILAGRO en coedición con LA FUNDACIÓN PRA LAS LETRAS MEXICANAS

Anuncios

2 comentarios en “SIGLO de Hugo Alfredo Hinojosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s