uno de FUNDACIÓN DE LA CASA

XVIII

Te propongo que hagamos del amor cosa sencilla.
Pensemos que debe adquirir una abierta disposición a obedecer.
Será necesario acariciarle el lomo,
para que aprenda de sus dueños la suavidad del tacto.
Dejémosle tranquilo andar por nuestra casa.
Tengamos fe.
Pero no olvidemos su condición de perro,
siempre muerde la mano que lo alimenta.

Él es quien nos cuida,
quien guarda con esmero nuestra casa.
Prisioneros de nuestra propia bestia,
vivamos temerosos de abandonar su rabia.

poema tomado del Cuaderno de Tyler Durden seguido de Fundación de la casa (Ediciones sin Nombre, 2008)

Anuncios

7 comentarios en “uno de FUNDACIÓN DE LA CASA

  1. Me gustó mucho tu poema. Me gusta sobre todo el ritmo de la última parte. El golpe del texto, siento, está en los dos versos sobre la condición de perro y cómo muerde la mano. Saludos.

  2. Lidia:
    Gracias por tu animoso comentario, te mando un abrazo hasta la hermosa ciudad de Manzanillo.

    Eduardo:
    Pues que bueno que te gustó el poema.
    Sobre el ritmo de la última parte, creo que se debe a que el segundo y tercer verso de esta estrofa son endecasilabos y el cuarto es un alejandrino, esto mantiene la cadencia y refuerza el remate.
    Esta simetría acentual no se ve en la primera estrofa del poema.
    Saludos

  3. Un honor conocerle maestro, está poesia fue leída por usted en letras para no dormir, me encantó y por fortuna ya la encontre e inicio el descubrimiento de su obra. Gracias por compartir-se. Liz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s