BOCA DO INFERNO

Aleister Crowley y Fernando Pessoa jugando ajedrez

Esther me regaló un grueso mazo de postales de Portugal. Casi todas muestran iglesias o panorámicas donde aparecen casas de teja roja, no podría faltar el inevitable Tajo. Para la oficina he dejado algunas, una de ellas muestra una figura de la Virgen de Fátima que me protege con su misericordiosa mirada desde el pizarrón de caucho que está de mi lado derecho. En el mismo pizarrón he puesto otra, aquella que muestra una masa rocosa con una apertura enorme por donde pasa el mar de un lado a otro haciendo un verdadero estruendo de agua y espuma que se levanta varios metros por encima de las rocas. La postal dice Boca do Inferno, Cascais. Fue ahí, en el año de 1930, donde el popular Aleister Crowley hizo su sorprendente acto de desaparición confabulado con su entonces anónimo amigo portugués, Fernando Pessoa. Crowley, motivado a fingir su suicidio por un pleito con su amante en turno, encargó a su amigo Fernando Antonio Nogueira Pessoa, ese desconocido corresponsal comercial, que diera a conocer la noticia a distintos periódicos portugueses. La noticia trascendió Portugal y se esparció por toda Europa. A partir de la fingida desaparición del mago inglés Pessoa gozó de cierta atención de la prensa de su país y algunos medios extranjeros que nunca sospecharon que ese humilde traductor de cartas comerciales se convertiría en uno de las figuras más trascendentes de la literatura moderna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s