A propósito de Nirvana

Nirvana-nirvana-31290182-812-1024
Nunca olvidaré aquel ya tan lejano 1992 cuando mi hermano mayor me preguntó si alguna vez había escuchado a Nirvana, “no es rap ni es rock” me dijo con ese entusiasmo que sólo se puede tener siendo adolecente, para rematar diciendo: “pero suenan bien chingón”. Entonces yo tenía 13 años. Efectivamente, no era rock como lo conocíamos hasta entonces. En la simplicidad de Smells like teen spirit se acumulaba la rabia generada por la frustración de una generación que había nacido sin muchas oportunidades para el futuro, había también un dejo de resentimiento de clase y un desasosiego generado por un evidente sentimiento de orfandad sexual. Con Nirvana vinieron otras bandas y otra manera de escuchar rock. Ese sentimiento de ácida melancolía que nos dejaban aquellas interminables tardes de grabadora a todo volumen, todavía nos acompaña.

Anuncios

2 comentarios en “A propósito de Nirvana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s