Algunas cuestiones sobre tres poetas mexicanos

En la primavera del 2009 la Revista Viento en Vela que comandaba el poeta Iván Cruz, me envió una serie de preguntas que aparecerían en el número 15 como parte de un homenaje a la figura de tres poetas mexicanos: Abigael Bohórquez, José Emilio Pacheco y Eduardo Lizalde. La publicación sólo utilizó mi comentario sobre Bohórquez, por lo que en esta oportunidad reproduzco el cuestionario íntegro, así como mis respuestas.

Abigael Bohórquez

¿Qué aporta Abigael Bohórquez dentro de la literatura homoerótica de nuestro país, teniendo en cuenta autores que lo precedieron como Salvador Novo, Xavier Villaurrutia y Elías Nandino?

El tema que se propone desarrollar esta pregunta es muy reducido. Su planteamiento permite una exposición muy exigua al respecto del poeta en cuestión. Por ejemplo, nunca nos preguntamos cual fue la aportación de autores como Óscar Wilde, Constantino Cavafis, Federico García Lorca o Allen Ginsberg para la poesía “homoerótica”, y esto sucede porque los consideramos escritores sin etiquetas, más allá de sus preferencias sexuales. Creo que la aportación de la poesía de Abigael Bohórquez apenas se empieza a advertir por lectores mucho más atentos, las temáticas de su poesía se podrían dividirse en dos ejes temáticos: Poesía amorosa y poesía social. Aunque es evidente que el poeta sonorense se libera del ademán ambiguo de la “amada persona” que encontramos en la poesía de Pellicer, o de la observación muchas veces pasiva de los jóvenes que pasan a lo lejos de la poesía de Cernuda, no debemos circunscribirlo a este ámbito únicamente. Con Bohórquez el poema canta al amado de manera directa e inusitada, esto aporta honestidad y valor, no sólo a la reducida y etiquetada poesía homosexual, sino a la poesía mexicana en general. Abigael Bohórquez se muestra abiertamente, no porque enarbole la bandera del movimiento gay, sino porque su compromiso es con la verdad de la poesía que no calla el nombre ni el género del ser que cantan. Cuando en Poesida, Abigael hace suya la lucha contra la discriminación de los homosexuales, acentuada por la aparición del SIDA, lo hace como antes lo hizo a favor de los movimientos sociales de izquierda o el movimiento estudiantil; al final de cuentas su compromiso es pues con el género humano. Es necesario advertir que las cualidades literarias de Abigael Bohórquez son para considerarse más allá de cualquier etiqueta, su profundo conocimiento de la literatura medieval así como su búsqueda experimental convergen constantemente a lo largo de su obra, Navegación en yoremito es un ejemplo palpable, ahí se entrelazan el habla y metro de la cuaderna vía con giros idiomáticos de un hommie de frontera:

De amor echele un oxo, fablel’e y allegueme;

non cabules, —me dixo —non faguete fornicio;

darete lecho, dixe, ganarás tu pitanza.

Al final de cuentas Abigael Bohórquez no es un gran poeta por admitir su homosexualidad, como la irresponsable lectura de algún crítico despistado lo quiso hacer ver, Abigael Bohórquez es un gran poeta porque en su poesía se expresan cualidades estéticas de notable factura.

Jose-Emilio-Pacheco-1989-foto-de-Rogelio-Cuellar

¿Qué característica resaltarías de la obra poética de José Emilio Pacheco, y por qué?

Ese lúcido pesimismo, como le llama Jorge Fernández Granados, que permea casi toda la obra de José Emilio Pacheco, ese pesimismo que es fruto de la observación de un mundo que ofrece poca esperanza; su mirada es rotunda ante el embate inapelable de la muerte y el olvido, dos consecuencias inevitables que el hombre busca trascender a través de la poesía. En la obra poética de Pacheco tampoco es raro encontrarse una incisiva crítica social que demuestran en él a un poeta atento frente a los acontecimientos del mundo. Esta poesía tiene una cualidad que pocas veces observamos en la obra de otros poetas mexicanos, esa cualidad que Borges estima en sus conferencias sobre poética: la capacidad de contar historias. Los poemas de Pacheco tienen un aliento narrativo muy bien estructurado, esto le permite elaborar una poesía que transporta al lector de su sitio fijo de lectura a coordenadas y tiempos muy diversos. Finalmente creo que la poesía de Pacheco tiene tantos aspectos que resaltar, que sería imposible abarcarlos todos en un comentario de esta naturaleza, su práctica literaria explora tanto la poesía de acento prosódica, como el entrecortado aliento del verso libre y la prosa poética, así como el ejercicio de otros géneros literarios.

eduardo-lizalde

¿Cómo asume los temas políticos en su poesía Eduardo Lizalde?

Los poemas de tema político son los menos celebrados por el propio poeta, y no le falta razón. Esos poemas son de un verbalismo excesivo que ya no encontramos por ejemplo en Cada cosa es Babel, aunque en esos poemas, ya se muestre un poeta de evidentes facultades técnicas. Años después Lizalde ya está desencantado del ideal comunista, así que su crítica es sagaz y burlona ante las barbaridades del estalinismo y las inconsistencias de los grupos comunistas a los que se adhirió y de los que más tarde será expulsado, a pesar de ser miembro fundador. Este giro en su militancia que se hace evidente en los poemas del primer apartado de La zorra enferma (I. La zorra), libro de 1974, que le hiciera merecedor del Premio Nacional de poesía Aguascalientes. Estos textos son una mordaz crítica al régimen al que ya no estaba dispuesto a alinearse, sin embargo esa padecería contrarevolucionara, no es superior a su poesía de corte amoroso. Su temática erótica y los matices desgarradores del amor desgraciado lo podemos encontrar en la misma publicación con grandes poemas como “La bella implora amor” o esa jocosa reescritura de Ronsard. La gran poesía de Lizalde es aquella donde el tigre es símbolo de la desgracia amorosa, o donde la belleza muestra su aspecto inhumano y destructor. Es interesante ver que en la obra de Lizalde hay siempre una dualidad perturbadora, algo que podríamos denominar la belleza de lo terrible, o lo terriblemente hermoso.

¿De qué forma estos autores han influido en tu obra o en tu generación?

El tono epigramático de tradición latina que es utilizado con frecuencia por los tres, es hoy en día muy utilizado por escritores más jóvenes como Iván Cruz y Alí Calderón, por ejemplo. Y en lo que respecta a mi obra, ya le tocará a los lectores y a la crítica desenmarañar la trama, por el momento creo que es necesario seguir leyendo y releyendo a estos poetas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s