Carta de Cesário Verde a António Macedo Papança, Conde de Monsaraz

carta cesário 226

Mi buen amigo António:

No hay disculpa posible; yo debí responder a tu carta inmediatamente. He estado enajenado, inmóvil. Parece que a mi alrededor todo se agota y se desprende. No negaré que a veces hay mejoras, nunca las suficientes, no podría confirmarte algún progreso verdadero. Tengo una casa acá en el campo, un buen lugar que cumple con el propósito que he perseguido de un tiempo a la fecha: curarme. Es muy sencilla y nada pretenciosa. De la ventana de mi habitación, extendiendo un poco el brazo, puedo tocar la rama de un elevado pino. No hay lujos y el ruido de la ciudad está allá lejos, eso me hace sentir mucho mejor, sin embargo, me nacen muchas dudas, crece en mí la desconfianza y un terror al futuro que no podría explicar, se instala frente a mí todas las noches. Tal vez me cure, no lo sé, pero si eso pasara, me quedaría quebrado en mil pedazos.

Traducción libre de la carta original

____________________________________

Trevas-page-005Tomado de TREVAS, Canción del navegante de sí mismoColección Punto Luminoso, Andraval Ediciones/ Muy pronto en librerías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s