Yo he visto las alamedas eternas de la primavera

by-egon-schiele-1890-1918

Yo he visto las alamedas eternas de la primavera

por Egon Schiele

Primero vi las alamedas eternas de la primavera
la tempestad desencadenada
y tuve que despedirme,
continuamente despedirme de todos los lugares de la vida.
Los paisajes de la llanura me rodeaban en los primeros días;
en aquel tiempo, oía y respiraba ya las flores prodigiosas,
los jardines sin voz, los pájaros.
¿Los pájaros?
¿en los ojos de qué pájaros yo me veía rosa con ojos
brillantes?
Los pájaros están muertos.
A menudo, yo lloraba por un ojo cuando llegaba el otoño.
Después, me regocijaba con el verano resplandeciente
y reía pintando para mí mismo el invierno blanco
en verano.
En primavera, soñaba con la música universal de todo eso
que la vida anima.
Hasta entonces reinaba la alegría;
después comenzaron los tiempos muertos y las escuelas
sin vida.
Llegué a ciudades muertas, sin fin, y llevé mi duelo.
Por esa época, viví la agonía de mi padre.
Mis zafios profesores siempre fueron mis mayores
enemigos.
¡Ahora, tengo que ofrendarle vida a mi vida!
Puedo al fin ver de nuevo el sol generoso y ser libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s